22/8/20

Enseñanza del Oasis de Adoración 22-08-20

 


Lectura del Santo Evangelio según San Mateo 16, 13-20

“13.Llegado Jesús a la región de Cesárea de Filipo, hizo esta pregunta a sus discípulos: «¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del hombre?» 14.Ellos dijeron: «Unos, que Juan el Bautista; otros, que Elías, otros, que Jeremías o uno de los profetas.» 15.Díceles él: «Y vosotros ¿quién decís que soy yo?» 16.Simón Pedro contestó: «Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios vivo.» 17.Replicando Jesús le dijo: «Bienaventurado eres Simón, hijo de Jonás, porque no te ha revelado esto la carne ni la sangre, sino mi Padre que está en los cielos. 18.Y yo a mi vez te digo que tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella. 19.A ti te daré las llaves del Reino de los Cielos; y lo que ates en la tierra quedará atado en los cielos, y lo que desates en la tierra quedará desatado en los cielos.» 20.Entonces mandó a sus discípulos que no dijesen a nadie que él era el Cristo.”

«Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios vivo» (Mt 16, 16).

Jesús al lanzar esta pregunta a sus apóstoles quería saber quién era para la gente. Muchos pensaban que era Juan el Bautista o alguno de los otros profetas, porque no comprendían que Jesús era en Mesías esperado,  DIOS mismo: “Ved que la virgen concebirá y dará a luz un hijo, y le pondrán por nombre Emmanuel, que traducido significa: «Dios con nosotros.»” (Mt 1, 23); (cfr. Is 7, 14).

      Jesús pregunta a sus apóstoles, que aunque lo seguían de cerca, también  se cuestionaban a cerca de quién era Él, por ejemplo, cuando calmó la tempestad ellos exclamaron: «¿Quién es éste, que hasta los vientos y el mar le obedecen?» (Mt 8, 27). 

     Nuestro Señor el día de hoy nos hace a cada uno la misma pregunta: “¿quién Soy Yo para ti?”
Pedro responde a Jesús: “Tu eres el Cristo, el Hijo de Dios vivo” (Mt 16, 16). Jesús alaba la respuesta de Pedro porque se dejó tocar por el Espíritu Santo. Sin embargo, después desde su pensamiento pretende impedir  que Jesús sufra a causa de su Misión, y el Señor le reprende “volviéndose, dijo a quien inspira a Pedro: «¡Quítate de mi vista, Satanás! ¡Escándalo eres para mí, porque tus pensamientos no son los de Dios, sino los de los hombres!” (Mt 16, 23).

     Cuando el Espíritu Santo nos impulsa, es porque como Pedro nos dejamos tocar. Sin embargo, si Pedro después falló al querer impedir que Jesús fuera a Jerusalén a cumplir con Su Misión, ¿qué se puede esperar de nosotros? El apóstol con esta expresión,  esta mostrando que no ha logrado vencer su naturaleza humana. Tuvo que seguir siendo quebrantado, hasta que en Pentecostés recibe la fuerza del Espíritu Santo (cfr. Hch 2, 1-18) y con la Gracia de Dios muere crucificado por amor al Maestro (cfr. Jn 21. 18).

     En la Palabra de Dios, se nos muestra la fragilidad de San Pedro, que fue el primer Papa, para enseñarnos que todos lo somos por nuestra naturaleza humana, y así nos ayude a entender que la Iglesia es Santa por que Jesús  es su Fundador y Cabeza, pero pecadora por nosotros que formamos Su Cuerpo Místico (cfr. 1Co 12, 12-14).

      Aunque nuestra Iglesia hoy es fuertemente combatida, nunca debemos desanimarnos porque Cristo prometió que “las puertas del Hades no prevalecerán contra ella” (Mt 16, 18c). Seamos siempre fieles a Cristo en todo y a Su Iglesia. Nunca separemos a Jesús de Su Iglesia y oremos siempre “para que todos sean uno. Como tú, Padre, en mí y yo en ti, que ellos también sean uno en nosotros, para que el mundo crea que tú me has enviado” (Jn 21, 18). Esta es la actitud si queremos ser fieles a Jesucristo.

     Abramos el corazón para poder reconocer a Dios. Por esta razón nuestra Madre, la Santísima Virgen María nos ha dado en “Familia Misionera en Alianza de la Cruz” (FMAC) un Carisma: “Ámense como yo los he amado” (Jn,13, 34) y una Espiritualidad:  “Si quieres venir detrás de mí: niégate a ti mismo, toma tu cruz y sígueme" (Mc, 8, 34).
     
     Nuestra Señora, la Santísima Virgen María, a pesar del dolor de ver cómo maltrataban a su Hijo durante su Pasión, no reclamó, Ella se mantuvo firme en su FIAT (cfr. Lc 1, 38). En agradecimiento a Cristo que derramó su Preciosísima Sangre por cada uno de nosotros: “Sed, pues, imitadores de Dios, como hijos queridos, y vivid en el amor como Cristo os amó y se entregó por nosotros como oblación y víctima de suave aroma.”(Ef 5, 1-2). 

     Ofrezcámonos en el altar junto con Cristo como víctimas de oblación. El sacerdote es el que preside, pero todos los demás nos unimos al Sacrificio de Cristo. Ofrezcámonos por nuestra Santa Madre la Iglesia, que aunque se volviera “pequeñita”, según lo profetizó el Papa Benedicto XVI, mantengámonos en la fidelidad al Evangelio, que así será como triunfará.

Hno. Francisco María de la O


Oasis de Adoración

Te invitamos: 

-FRENTE AL SANTÍSIMO EXPUESTO:

+Santo Rosario

+Adoración y alabanza

+Enseñanza 

 En la Parroquia de la Madre de Dios  (Av. Providencia 2958, Providencia 4a sección, 44639, Guadalajara, Jalisco).

Todos los sábados de 10:00am a 12:00pm(en el salón superior, al fondo después del cancel de los sanitarios) y terminamos con la misa de 12:30pm en el templo grande.

Seguimos todos los protocolos de seguridad por el COVID






No hay comentarios.:

Publicar un comentario