20/10/19

Enseñanza Oasis de Adoración 20 10 19






«Es necesario orar siempre, sin desfallecer» (Lc 18, 1)

      Con tristeza vemos cómo cada vez más avanza la maldad en el mundo. Sin embargo, frente a los peores escenarios, lo que siempre nos salvará es nuestra relación con DIOS, El rendirnos ante Él y abrirle el corazón. Recarguémonos en el corazón de Jesús para que nos renueve. El Señor es el Amor de los amores, Él nos AMA siempre, a pesar de nuestras infidelidades.

     Hermanos, en un acto de humildad, nos hemos preguntado:¿Quién es Jesús? Esta es una pregunta que necesitamos hacernos todos los días. En la medida que nuestro corazón se abra por medio del Espíritu Santo a la Gracia, podemos compartir este gran misterio, el misterio de la Redención (cfr. Jn 3, 16), de nuestro Dios que ha querido abajarse y hacerse uno de nosotros (cfr. Flp 2, 6-11), que ha cargado con nuestros pecados, que solo busca purificarnos, sanarnos y liberarnos ( cfr. Is 53, 5).

     Por amor al Padre se dejó humillar, abofetear, (cfr. Is 53, 7) ¿Quién es este Señor que domingo a domingo está aquí frente a nosotros en el Santísimo Sacramento? Pidámosle que nos ayude a comprender su grandeza y profundo amor por cada uno de nosotros.

     A partir de que San Pablo conoció a Cristo en el camino hacia Damasco y fue tumbado del caballo (cfr. Hch. 9, 1-20), se enamoró de Él tan profundamente que llegó a exclamar: “ todo es pérdida ante la sublimidad del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por quien perdí todas las cosas, y las tengo por basura para ganar a Cristo” (Flp 3, 8); Y también: “corriendo hacia la meta, para alcanzar el premio a que Dios me llama desde lo alto en Cristo Jesús”. (Flp 3, 14).

     Preguntémonos sí es así también para nosotros como lo fue para San Pablo. Enamorarse de Jesús solamente se consigue por medio de la oración constante, como nos lo dice hoy la Palabra del Señor; hablándole a Él, platicándole nuestra historia, es así como Él va tomando de nosotros toda nuestra vida, para llevarnos a alcanzar su estatura (cfr.Ef 4, 13).

     Se necesita en este caminar abajarnos, humillarnos, (cfr.Lc 14,11), hacernos como niños (Mt 18, 3). Desprendernos de nuestra manera de pensar (cfr. Ef 4, 22) y tomar la Suya (Rm 12, 2). Solamente así nuestra vida se irá a transformando. Es una oportunidad inmerecida el poder estar frente a Jesús en el Santísimo Sacramento, es escoger la mejor parte (cfr.Lc 10, 42).

     Hoy Jesús nos invita a orar sin cesar, de manera que las cosas del mundo no nos afanen hasta el punto de olvidarnos de Él: “«Marta, Marta, te preocupas y te agitas por muchas cosas; y hay necesidad de pocas, o mejor, de una sola»” (Lc 10, 41). Aprendamos a poner la oración en el primer lugar de nuestra vida como María, que se quedó a los pies de Jesús para escuchar su Palabra: “María ha elegido la parte buena, que no le será quitada.” (Lc 10, 42), vivir así, es anticipar la eternidad aquí en la tierra, esto es lo que Jesús desea de cada uno de nosotros.

Hno. Francisco María de la O 

OASIS DE ADORACIÓN

Los invitamos al Oasis de Adoración todos los domingos de 10:00am a 1:00pm en Buenos Aires 2901, Colonia Providencia, Guadalajara, Jalisco.







13/10/19

Enseñanza Oasis de Adoración 13 10 19






«¿No han quedado limpios los diez?; los otros nueve, ¿dónde están? ¿No ha habido quien volviera a dar gloria a Dios más que este extranjero?» 
(Lc 17, 17).


     ¿Cuántos, sino todos, le hemos pedido a Dios que se compadezca de nosotros, ya sea en una enfermedad, situación de pecado, problema familiar, o económico? Acercarse a Dios es algo muy bueno, es un acto de fe y un don del Espíritu Santo.

     En el Evangelio de hoy Jesús les dice a los leprosos que se acercaron para pedirle su sanación que acudan con el sacerdote y mientras van caminando, se curan. Ese don del Espíritu Santo, por haberse acercado a Jesús, es el que los impulsa para obedecerlo.

     Todo esto es algo muy bueno, pero hay una diferencia entre los diez leprosos. Solamente uno, es el que regresa con Jesús, se postra ante Él, y le agradece. La mayoría de nosotros, después de haber pasado por alguna situación difícil, de enfermedad, o de cualquier tipo, al sentirnos bendecidos, nos miramos a nosotros mismos y nos olvidamos de agradecer Dios.

     Jesús confronta: «¿No han quedado limpios los diez?; los otros nueve, ¿dónde están? ¿No ha habido quien volviera a dar gloria a Dios más que este extranjero?». (Lc 11, 17-18). Jesús exhalta la fe de este hombre y es a lo que hoy nos invita, al agradecimiento las 24 horas del día.

     El agradecimiento a Dios debe ser para todo cristiano una forma de vida, nos dé o no nos dé lo que le pedimos. Él ya conoce cuáles son nuestras necesidades. A nosotros nos toca estar abiertos a lo que venga y cuando venga.

     Los diez leprosos tuvieron una actitud de fe en Jesús y su Palabra. Su respuesta es de confianza absoluta, les pide que vayan con el sacerdote y lo hacen inmediatamente, y mientras van en camino, se sanan. La medida de los milagros de Cristo es nuestra fe.

     ¿Qué debemos de hacer nosotros? Confiar, con una fe operativa para seguir las indicaciones de Dios. Si no vemos más milagros, es porque actuamos desde nosotros y no desde Dios. Muchas veces queremos forzar las cosas, en vez de tener una actitud de abajamiento y de estar dispuestos a confiar en Dios, a lo que Él quiera y no a lo que nosotros queremos.

     Solamente uno de los diez, rompe con los miedos, inseguridades y grita de júbilo por lo que Dios ha hecho en él como un niño, lleno de confianza. Puede suceder que después de haber obtenido un milagro de Dios, aparezca el miedo, las barreras y los respetos humanos, como sucedió a los demás leprosos.

     La actitud que Dios quiere que tengamos, es la del leproso que regresa para agradecer, porque es una actitud de verdadera humildad y confianza, pregunto: ¿ a cuatro años de estar en "FAMILIA MISIONERA EN ALIANZA DE LA CRUZ" (FMAC), la comunidad a la que pertenecemos, a nuestros 20, 30, 40, 50 o más años, ya se encuentra en nuestro corazón esta humildad y confianza?

     La santidad es para todos, aunque estemos lejos, tan fácil como dejarnos moldear por Dios, que su voluntad se haga en nosotros. Solo uno dio las gracias, somos muchas veces ingratos, hagamos el propósito de rendirnos a Él a partir del día de hoy para el resto de nuestra vida.

     Dios nos bendice siempre, nos conceda un favor o no, nos cure de una enfermedad o no. Él conoce cuál es el mejor momento para sanarnos. Si de Dios aceptamos los bienes, ¿por qué no aceptamos también los males? (cfr. Jb 2, 10).

     Cuando Jesús resucitó al hijo de la viuda, hizo este milagro primeramente, en consideración con ella, porque en ese tiempo, quedaban totalmente desprotegidas, nunca por hacer cosas espectaculares, ni mucho menos llamar la atención. En la sociedad de hoy, en cambio, queremos evidencias externas porque nos dejamos llevar por lo “sensible”, sin embargo, Dios no quiere que vivamos angustiados por nuestra vida, que comeremos o con qué nos vestiremos (cfr. Mt 6, 25).

     Ante estas preocupaciones humanas la respuesta de Dios es: "Buscad primero su Reino y su justicia, y todas esas cosas se os darán por añadidura" (Mt 6, 33). Dios quiere que seamos prósperos, pero que nuestra confianza no esté puesta en lo material, aprendamos a confiar en la voluntad de Dios, permitamos que Él cincele en nosotros la imagen de Cristo.

     Los enemigos del hombre: el demonio, el mundo y la carne están siempre al acecho. El demonio se encarga de quitarnos lo que Dios ha sembrado en nuestro corazón, ahogando su Palabra entre los abrojos (cfr. Mt 13, 1-9); con las tentaciones nos ataca principalmente con nuestro defecto dominante para hacernos caer, necesitamos mantenernos siempre vigilantes. El mundo nos seduce con sus formas de vida contrarias al Evangelio, y si no nos cuidamos, fácilmente podemos caer por nuestra propia debilidad (carne).

     Jesús en el Evangelio nos ha mostrado cuál es su voluntad, que no es otra que vivir en el amor(cfr. Jn 13, 34); la sencillez (cfr. Mt 10, 16); la humildad (cfr. Mt 23, 12); y el servicio (cfr. Mc 9, 35), y para que esto pudiera darse, es decir, para salvarnos, anunció a sus discípulos que tendría que padecer mucho (cfr. Lc 9, 22).

     Para confirmar y fortalecer a sus discípulos, en relación a su Pasión, se lleva a Pedro, Santiago y Juan, (quiénes lo acompañarían más de cerca en su Agonía en el Huerto de Getsemaní), al Monte Tabor y ahí se tranfigura (cfr. Lc 9, 28-36).

     Pedro se mira así mismo y exclama: “«Maestro, bueno es estarnos aquí. Vamos a hacer tres tiendas, una para ti, otra para Moisés y otra para Elías»” (Lc 9, 33). Lo domina el mundo, el demonio y la carne cuando quiere persuadir a Jesús para que no vaya a Jerusalén a morir: “Tomándole aparte Pedro, se puso a reprenderle diciendo: «¡Lejos de ti, Señor! ¡De ningún modo te sucederá eso!» Pero él, volviéndose, dijo a Pedro: «¡Quítate de mi vista, Satanás! ¡Escándalo eres para mí, porque tus pensamientos no son los de Dios, sino los de los hombres! (Mt 16,22-24). Jesús en cambio, reprende al demonio que estaba hablando a través de Pedro, porque lo quería apartar de su misión. Aprendamos del Maestro a no dejarnos vencer por las tentaciones.

       Es muy complicado descubrir la voluntad de Dios, cuando nos miramos a nosotros mismos, tan fácil, en cambio, cuando lo hacemos desde Su mirada. Muchos de los discípulos de Jesús se escandalizaron cuando les habló de su propia carne y sangre como alimento y bebida de vida (La Eucaristía): “Desde entonces muchos de sus discípulos se volvieron atrás y ya no andaban con él (Jn 6, 66). Muchos dejaron a Jesús por el miedo a la exigencia, y Él no fue detrás de ninguno para pedirle que se quedara, por el contrario preguntó «¿También vosotros queréis marcharos?» (Jn 6, 67) Le respondió Simón Pedro: «Señor, ¿donde quién vamos a ir? Tú tienes palabras de vida eterna,” (Jn 6, 68). Pedro reconoce quién es Jesús y se queda con Él.

     En “FAMILIA MISIONERA EN ALIANZA DE LA CRUZ” (FMAC), nuestra Espiritualidad es: “Si quieres venir detrás de mí: niégate a ti mismo, toma tu cruz y sígueme” (Mc, 8, 34). Es muy importante que nos demos cuenta de cómo estamos parados frente a Dios, que desea que vivamos en la unidad, por eso desterremos entre nosotros envidias, celos, divisiones, llevemos este momento de adoración que tenemos los domingo (Oasis de Adoración) a lo largo de toda la semana. No nos detengamos pensando lo que otros puedan decir de nosotros, estas actitudes pueden llevarnos a dejar la comunidad, tengamos por eso mucho cuidado.

     Jesús nos pide: fidelidad, pureza de intención, docilidad y obediencia. Tengamos mucho cuidado con las tentaciones, permitamos que Dios nos purifique y nos quebrante. Si a pesar de ser interpelados, cuestionados, etc., perseveramos dentro de nuestra comunidad, en esto se manifiesta que estamos siendo conducidos por el Espíritu Santo, sin embargo, cada uno tenemos la libertad de seguir o no.

     San Luis María Grignon de Monfort ha dicho que el Ejército de María dará la vida, por esta razón, qué bueno que nuestra Iglesia esté siendo purificada, para que surjan corazones abiertos a la acción del Espíritu Santo, listos para servir y entregar la vida.

     Es momento de desaprender lo mal aprendido para aprender lo que Jesús quiere de cada uno de nosotros: corazones humildes y obedientes, dispuestos para hacer su voluntad en todas las circunstancias de nuestra vida y siempre agradecidos.


Hno. Francisco María de la O

Oasis de Adoración
Los invitamos al Oasis de Adoración todos los domingos de 10:00am. a 1:00pm. en Buenos Aires 2901, Colonia Providencia, Guadalajara, Jalisco.


4/8/19

Enseñanza Oasis de Adoración 04 08 19



“Así pues, si habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios” (Col 3, 1).


En nuestra Comunidad de Familia Misionera en Alianza de la Cruz (FMAC) la Virgen María anhela que vivamos el Evangelio de forma radical y nos ha dado una Espiritualidad: “Si quieres venir detrás de mí: niégate a ti mismo, toma tu cruz y sígueme (Mc, c. 8, v. 34) y un Carisma: “Ámense como yo los he amado” (Jn, c. 13, v. 34).

¿Cómo podemos hacerlos vida? Empezando por conocernos a nosotros mismos y aceptándonos tal cual somos, después tomando con amor lo que Dios nos envié según nos va mostrando en la vida de cada día. Por último siguiendo a Jesús, obedeciéndolo en todo, para así llegar e vivir en el AMOR. Expulsemos de nosotros el celo, la envidia, la desolación, la depresión, el coraje, el rencor, etc. Somos humanos y podemos sentir estas pasiones, pero no permitamos que se aniden nunca en nuestro corazón.

Hoy la Palabra de Dios nos invita a que no llenemos nuestro corazón de los bienes materiales, que en sí mismos no son malos, simplemente son medios, el problema radica cuando nos esclavizan y pretendan ocupar el lugar que únicamente le pertenece a DIOS.

San Ignacio de Loyola en su vida muchas veces quiso llenar su corazón con estos bienes, sin embargo, le dejaban siempre insatisfecho. En cambio, cuando reflexionaba en la mortificación que hacían los hombres santos, su corazón experimentaba una alegría muy profunda, gran consuelo y paz. Cada uno de nosotros reflexionemos: ¿de qué está lleno nuestro corazón?

Es bueno que busquemos superarnos en este mundo y tengamos metas, el problema es cuando estas metas están enfocadas únicamente en el plano terrenal, en los bienes materiales. Para Jesús esto representa ser “insensato” o “necio”, porque nuestra meta y fin para el que hemos sido creados, es para llegar al Cielo con Dios, aquí en la tierra no tenemos una morada eterna. Nuestra Madre, la Virgen María nos lo ha estado repitiendo constantemente en sus mensajes: oración, penitencia, sacrificio, etc. Los bienes de la tierra son efímeros, en cambio los del cielo, son eternos.

Satanás es el príncipe de este mundo. En las tres tentaciones que tiene Jesús en el desierto, están reflejadas todas las que puede un hombre tener en la tierra (Mt 1-11) y las experimentó para enseñarnos.

La primera tentación es en relación con el apetito sensible y la codicia de los bienes terrenales,( de lo que hoy trata el Evangelio de este domingo). Jesús después de un ayuno de 40 días estaba hambriento y el demonio lo seduce para que utilice su poder y de mala forma resuelva su necesidad.“Y acercándose el tentador, le dijo: «Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en panes.» Mas él respondió: «Está escrito: No sólo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.»” (Mt 1, 3-4).

La segunda tentación es la vanidad o vanagloria, el demonio tienta a Jesús para que inútilmente use su poder al arrojarse del alero del templo, para hacerse “famoso” y sea “reconocido”. Muy astuto el enemigo utiliza la misma Palabra de Dios para tentar. "Entonces el diablo le lleva consigo a la Ciudad Santa, le pone sobre el alero del Templo, y le dice: «Si eres Hijo de Dios, tírate abajo, porque está escrito: A sus ángeles te encomendará, y en sus manos te llevarán, para que no tropiece tu pie en piedra alguna.» Jesús le dijo: «También está escrito: No tentarás al Señor tu Dios.»" (Mt 4, 5-7).

La tercera tentación es el poder, que lleva a la soberbia, y es también idolatría en cuanto que interpone cualquier cosa por encima de Dios:" Todavía le lleva consigo el diablo a un monte muy alto, le muestra todos los reinos del mundo y su gloria, y le dice: «Todo esto te daré si postrándote me adoras.» Dícele entonces Jesús: «Apártate, Satanás, porque está escrito: Al Señor tu Dios adorarás, y sólo a él darás culto.»" (Mt 8, 10).

Hoy en día son muy grandes los engaños del demonio, que se reviste de ángel de luz (Cfr.2 Co 11, 14), al aprobar como algo “bueno” el aborto, la eutanasia, la ambición y el poder. Jesús nos enseña antes de iniciar con su misión cómo debemos de vencer las tentaciones. Al final, al salir victorioso, los ángeles lo sirven (Cfr. Mt 4, 11), esto significa que reconocen que Jesús es DIOS.

Ni los ejercicios de piedad deben “absolutizarse” o “divinizarse”, porque son medios que nos deben de llevar a tener un encuentro con Cristo vivo. Al que debemos “absolutizar” es a JESÚS en nuestra vida y vivir para AMAR. Hoy la Iglesia esta siendo purificada y que bueno que así sea. Pablo VI en una de sus cartas expresó que “el humo de Satánas entró en la Iglesia” por la secularización y falta de unidad interna de la misma Iglesia. Los católicos nos hemos vuelto muy “manga ancha” y “permisibles”. El Papa Francisco nos ha llamado la atención al decirnos: “Por favor, ¡no licúen la fe en Jesucristo!, (…) ¡La fe es entera, no se licúa, es la fe en Jesús!, es la fe en el hijo de Dios hecho hombre que me amó y murió por mí.” (Conferencia a los jóvenes argentinos, julio 25 2013).

La ambición por un mundo mejor para la humanidad, ¿a dónde nos está llevando? Hoy se dan muchas contradicciones, por un lado, gracias al progreso de la ciencia, aumenta la esperanza de vida, pero por el otro, se rentan vientres, se cometen abortos de los cuáles se obtienen celulas madre, se permite la eutanasia y muchas cosas más.

¿Hasta cuando entenderemos lo que significa “busca primero el Reino de Dios y su justicia y todo lo demás se se te dará por añadidura” (Mt 6:33); que “consideremos los lirios del campo que no trabajan ni hilan y ni Salomón en toda su gloria se vistió como uno de ellos” (Lc 12, 27); que lo único que vale la pena y por lo que estamos en este mundo es para seguir a Jesús (Cfr.Mt 19, 27) que nos promete a cambio el ciento por uno y la vida eterna (Cfr.Mt 19, 29)?

Ante tanta maldad en el mundo quisiéramos resucitar a los grandes hombres y mujeres como San Juan Pablo II, o a Santa Teresa de Calcuta, sin embargo, ahora hermanos, nos toca a nosotros, que hemos sido llamados a ser santos ( Cfr.1 Co 1, 1-3). Que nosotros en Familia Misionera en Alianza de la Cruz y otras nuevas comunidades que están surgiendo seamos un fruto de la purificación de la Iglesia, que sea para cada uno un deber, es tiempo de vivir el Evangelio de forma radical. No tiene ningún caso hablar sobre los santos o colgarnos muchas medallas si no vivimos cómo Jesús quiere. De nada serviría tampoco tener una comunidad muy grande si falta el compromiso. Jesús se quedó solo en la Cruz fue tratado como el peor de los criminales y gracias a su sacrificio y obediencia al Padre, la Iglesia está viva.

Jesús no es un área de nuestra vida, debe de ser el centro que rija todas las demás áreas. No subestimemos tanta misericordia de Dios, ya Cristo nos ha salvado, ahora nos falta a nosotros trabajar en lo que está de nuestra parte para llegar a la santidad. En Familia Misionera en Alianza de la Cruz (FMAC), en la Ciudadela del Monte Tabor (en dónde se construirán varias obras de misericordia como una clínica provida y hogares para hombres, mujeres, niños y ancianos) la virgen se encargará de que surja al mundo, a nosotros nos toca convertir nuestro corazón, que así sea, para la Gloria de Dios.

Hno. Francisco María de la O

OASIS DE ADORACIÓN

Los invitamos al Oasis de Adoración todos los domingos de 10:00am a 1:00pm en Buenos Aires 2901, Colonia Providencia, Guadalajara, Jalisco.

19/5/19

Enseñanza Oasis de Adoración 19-05-19







“Os doy un mandamiento nuevo: que os améis los unos a los otros. Que, como yo os he amado, así os améis también vosotros los unos a los otros. En esto conocerán todos que sois discípulos míos: si os tenéis amor los unos a los otros” (Jn 13, 34-35).


Los cristianos somos los encargados de portar la Buena Noticia, el mandamiento del amor: “ámense los unos a los otros como yo los he amado” (Jn 13, 34), que resume todo el Evangelio que Cristo nos predicó con su Palabra y ejemplo.


¿Qué tanto estamos enamorados de nuestro Señor para proclamar este amor? La mejor forma de verlo reflejado en nuestras vidas, es dando testimonio al servir y perdonar al prójimo, y aunque “llevamos este tesoro en recipientes de barro” (2 Co 4, 7), hoy más que nunca, el mundo reclama la presencia de Dios, que nos ha prometido estar con nosotros hasta el final: “ Yo estaré con ustedes todos los días hasta el fin del mundo” (Mt 28, 20).


Tengamos una conciencia de fe, a pesar de que veamos lo mal que está el mundo, recordemos lo que el Señor en su Palabra nos dice: “ánimo, no tengan miedo, yo he vencido al mundo” (Jn 16, 33); y también:“no te dejes vencer por el mal; antes bien, vence al mal con el bien” (Rm 12, 21).


Si estamos enamorados de Jesús, no podemos quedarnos de brazos cruzados, porque “quién ha encontrado a Cristo no lo puede retener para sí” decía San Juan Pablo II, y con otras palabras San Pablo: “la caridad de Cristo nos apremia” (2 Co 4, 14) . Utilicemos todos los medios para evangelizar a Cristo vivo, como nos lo ha pedido el Papa Francisco.


En Familia Misionera en Alianza de la Cruz, para poder vivir el carisma que la Virgen nos ha dejado: “ámense los unos a los otros como yo los he amado”(Jn 13, 34), debemos seguir nuestra espiritualidad: "Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame." (Mt 16, 24).


Todo el Evangelio se remite al amor, como un sello que nos debe de caracterizar y que debemos de vivir. De nada sirven los rezos, estudios de la Biblia y formación en nuestra fe si el amor no está presente (con esto no estoy diciendo que todo esto no sea importante). Es bueno que Dios nos haga detenernos para que veamos cómo estamos parados frente a Él. Hasta en los grandes proyectos para Dios si no está el amor presente, no tienen sentido, que nos falte todo menos el amor. ¿Cómo estamos viviendo el amor con nuestros familiares, vecinos, compañeros de estudio o de trabajo, etc?


Cuántas veces vamos detrás de Jesús y queremos organizar, pero buscándonos a nosotros mismos, sin negarnos, siendo presumidos y pretendiendo ser siempre los primeros, porque no nos gusta tomar los últimos lugares. Nos ponemos en un status, en un peldaño y ya no queremos bajarnos de ahí.


¿Qué es aquello que predomina en nuestras vidas? ¿celos, envidias, sensualidad, depresión? ¿O estamos buscando sinceramente vivir en el amor? ¿Estamos aprendiendo a ser sencillos, dóciles, humildes como la Virgen María?

El Señor nos pregunta a cada uno: ¿quién quieres ser y a dónde quieres llegar? Él no vino a presumir que era Dios, por el contrario asumió nuestra humanidad, no envió a nadie más, Él mismo quiso venir y no se escandaliza de quiénes somos los seres humanos, más aún anda mendigando nuestro amor. Se hace hombre (Cfr. Jn 1, 14), siervo, esclavo; acepta la muerte y una muerte de Cruz, con tal de salvarnos. Esto hizo Dios, dándonos el máximo ejemplo de negarse a sí mismo por amor (Cfr. Flp 2. 7-17).

Seguiremos siendo débiles, sin embargo, lo importante es perseverar hasta el final de nuestra vida. Que nos caractericemos en el amor vivido entre nosotros. Jesús nos da el ejemplo en el Huerto de los Olivos, no pide desde Él sino desde su Padre: “Padre, si quieres, aparta de mí esta copa; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya” (Lc 22, 42). Sabía que su alimento era hacer la voluntad de su Padre, tomar su Cruz y dar la vida por todos (Jn 4, 34).


No pongamos nuestro pensamiento por encima del de Dios. Dejemos de juzgar y criticar. Todos queremos una humanidad renovada, sin embargo, no se conseguirá solamente platicando de los males que nos aquejan como sociedad; la humanidad cambiará cuando aprendamos cada uno a “dar hasta que duela”, como decía la Madre Teresa; hasta que aprendamos a amar de verdad.


Mañana cumplimos 4 años de la Inspiración Fundacional de Familia Misionera en Alianza de la Cruz, por lo que debemos sentirnos profundamente agradecidos con Dios, que nos ha elegido para trabajar en esta obra suya, sin merecerlo. Somos una comunidad pequeñita en dónde Dios quiere renovar su Iglesia.

El amor nos hace entrar en crisis, porque nos desinstala, haciéndonos ver quiénes somos, con nuestros errores y equivocaciones. No se trata de tirarnos ante la realidad de nuestra miseria, sino por el contrario, es una gran oportunidad de aprendizaje, para no volver a cometer esos errores, y así crecer, madurar y ser sabios. Si ante la realidad que vivimos en el mundo, de crisis, sabemos aprovecharla, creceremos como personas. Pero no olvidemos que todos estos males que vemos en el mundo, no son voluntad de Dios, sin embargo, Él los permite.

En Familia Misionera en Alianza de la Cruz, nuestra Madre no quiere que busquemos el progreso y desarrollo (no porque esto sea malo, sino que no es lo esencial), Ella quiere que aprendamos a ser humildes, dóciles, sencillos, puros de intención, que nos dejemos moldear por Jesús.

Aprendiendo a amar a la manera de Jesús, será la forma en que se instaurará el Reinado del Sagrado Corazón de Jesús y el Triunfo del Inmaculado Corazón de María. Desde nuestra miseria, Ella quiere que seamos una antorcha que se vea, sal que dé sabor (Cfr.Mt 5, 13), luz que ilumine (Cfr. Mt. 5, 14).

¿Qué es amar hasta el extremo? Dios sabe quiénes somos y no se escandaliza, hagamos nosotros lo mismo con los demás. Eso es amar. No juzgar, no criticar, ser fieles. Como Jesús en la vocación a la que hemos sido llamados y esa vocación es la de ser santos (Cfr. 1Pe 1, 16).


Hno. Francisco María de la O


OASIS DE ADORACIÓN 

Los invitamos al Oasis de Adoración todos los domingos de 10:00am a 1:00pm en Buenos Aires 2901, Colonia Providencia, Guadalajara, Jalisco.






28/4/19

Enseñanza Oasis de Adoración 28 - 04 -19








"(…) y para que creyendo tengáis vida en su nombre" (Jn 20, 31)



     Hoy celebramos en toda la Iglesia universal la Fiesta de la Divina Misericordia. Esta fiesta fue instituida por el Papa San Juan Pablo II en la ceremonia de canonización de Santa Faustina Kowalska, en el año 2000. Nuestro Señor le dijo a Santa Faustina:

Deseo que el primer domingo después de la Pascua de Resurrección sea la Fiesta de la Misericordia (Diario, 299). Esta fecha corresponde al segundo domingo de Pascua.

La Fiesta de la Divina Misericordia tiene como fin principal que cada uno de nosotros experimentemos el infinito amor de Dios, por eso va más allá de cualquier devoción porque nos habla de la entrega total de Jesús a los hombres, la máxima expresión de su amor, y entre más pecadores seamos, más derecho tenemos a su Misericordia: “No necesitan médico los que están fuertes, sino los que están mal; no he venido a llamar a justos, sino a pecadores” (Mc 2, 17), nos dice el Señor en el Evangelio y en las revelaciones a Santa Faustina Jesús habla también al corazón de cada pecador:

Oh alma sumergida en las tinieblas, no te desesperes, todavía no todo está perdido, habla con tu Dios que es el Amor y la Misericordia Misma. Alma, escucha la voz de tu padre Misericordioso (Diario #1486, p. 522).

Todos de una u otra forma hemos sido heridos por el pecado, por eso no podemos prescindir de la Misericordia de Dios, la cual ha sido derramada sobre nosotros al enviar el Padre a su Hijo al mundo para que muriera en la Cruz (Cfr. Jn 3, 16), abriéndonos así las puertas del paraíso, "Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo único, para que todo el que crea en él no perezca, sino que tenga vida eterna" (Jn 3, 16).


Jesús le reveló a santa Faustina sobre el sentido de esta fiesta:

Deseo que la Fiesta de la Misericordia sea refugio y amparo para todas las almas y, especialmente, para los pobres pecadores. Ese día están abiertas las entrañas de mi Misericordia. Derramo todo un mar de gracias sobre las almas que se acercan al manantial de mi Misericordia. El alma que se confiese y reciba la Santa Comunión obtendrá el perdón total de las culpas y de las penas. En ese día están abiertas todas las compuertas divinas a través de las cuales fluyen las gracias (Diario, 699).

Este día de la Divina Misericordia tenemos la gran oportunidad de ganar una indulgencia plenaria con un verdadero arrepentimiento, confesándonos y recibiendo la comunión.

Para nosotros en Familia Misionera en Alianza de la Cruz, es una alegría muy grande que, en esta Fiesta de la Divina Misericordia, se fundó el Hogar de María llena de Gracia y Misericordia, el 03 de abril 2016, y hoy celebramos nuestro tercer aniversario. El Hogar es para acoger a mujeres que se encuentran embarazadas en estado de vulnerabilidad y que confundidas no saben qué hacer con ellas mismas y su bebé. Nuestro objetivo es salvar al bebé de la muerte y que la mamá sane su corazón aceptando y amando a su hijo.

A partir de la apertura hasta el día de hoy, hemos sido testigos del derramamiento de la Misericordia Divina en cada una de las mujeres que han acudido al Hogar, pues ya son siete los bebés salvados del aborto, y lo más grande de todo es ver cómo sus vidas se han transformado al experimentar el gran amor de Jesús y nuestra Madre, la Virgen María.



Hno. Francisco María de la O


OASIS DE ADORACIÓN
Los invitamos al Oasis de Adoración todos los domingos de 10:00am a 1:00pm en Buenos Aires 2901, Colonia Providencia, Guadalajara, Jalisco.

3/2/19

Enseñanza del Oasis de Adoración 03-02-19






"Os aseguro que ningún profeta es bien mirado en su tierra" (Cfr. Lc 4, 24)

Jesús nos enseña hoy que nadie es profeta en su tierra y pone varios ejemplos para ilustrar. Nos habla de la viuda de Sarepta y de Naamán, que fueron testigos de los prodigios de Dios. Jesús no pudo hacer milagros en su tierra a causa de la dureza de los corazones. El corazón se endurece por el pecado original con el que todos nacemos, por eso es necesario la negación de la voluntad en todo lo que hacemos en nuestra jornada diaria, que sea realizado con humildad y amor.

También a nosotros se nos puede endurecer el corazón, es necesario para que esto no nos pase, saber perder, hacernos pequeñitos, sin buscar aparentar. En FMAC (Familia Misionera en Alianza de la Cruz), somos testigos de los prodigios de Dios manifestados a través de cada niño que nace, que es liberado del aborto. Iniciamos esta obra sin absolutamente nada, me refiero únicamente a lo material, pues solo con la GRACIA de Dios que nos ha impulsado por medio de nuestra Madre, siempre hemos contado.

La reacción de los judíos fue muy violenta, al grado de querer despeñar a Jesús. También dentro de nuestra Iglesia hay cristianos que se enojan y critican a los sacerdotes, aún me ha tocado que dentro de nuestro grupo lo han querido hacer, pero como se los he impedido, se van de él. A los sacerdotes les debemos veneración por lo que representan, a nosotros no nos toca juzgarlos, esto es asunto de Dios. ¡Cuánto necesitamos ser purificados! Vivimos dentro de un mundo que nos lleva al hedonismo. Es impresionante constatar cómo los jóvenes tienen oportunidad en tan solo una semana de ver una gran cantidad de cosas negativas en el internet. ¡Cuántas veces hemos creído que Dios tiene que adaptarse a nuestros criterios!

Dios cumplirá sus promesas, pero no tenemos porqué exigirle que lo haga. Veamos el ejemplo de la Virgen María: «He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra.» (Lc 1, 38). Andamos en la búsqueda de un Dios espectacular, sin embargo lo que más debemos de buscar es negarnos a nosotros mismos y tomar nuestra cruz (Cfr. Mt 16, 21-27). Jesús dijo a sus apóstoles que Él no vino a este mundo para ser servido, sino para servir (Cfr. Mt 20, 28). No pretendamos ser el espectacular San Francisco Javier, miremos a Santa Teresita del Niño Jesús que con una vida oculta y humilde es también patrona de las misiones. Busquemos únicamente el reconocimiento de Dios y no el del mundo, de lo contrario, ya habremos recibido aquí nuestra paga (Cfr. Mt 6, 5).

Si nosotros no aprendemos a negarnos, ¿qué será de los que vendrán después? Somos responsables de miles de almas que llegarán más adelante. Queremos tener la razón en todo, saberlo todo (esto es más bien un complejo), y es necesario trabajar en esto en la negación de nuestra voluntad. Sin embargo, no olvidemos que contamos con el Espíritu Santo que nos asiste.

Si queremos ser los primeros, seamos los servidores de todos (Mt 20, 27), y no olvidemos que sin la ayuda de Jesús, no podemos hacer nada (Cfr. Jn 15, 5). En la película de San Felipe Neri se ve en ella una escena cuando lo quieren hacer obispo y él no se siente a gusto, porque le parece que son demasiados ropajes, este es un ejemplo de humildad. Huyamos de los aplausos, nos podemos animar y felicitar mutuamente, pero de manera evangélica.

Otra anécdota de San Felipe Neri, que nos puede ayudar mucho para reflexionar es aquella de la monjita que tenía fama de santidad y le pidieron al santo que investigara sobre ella. Llegó San Felipe al monasterio muy cansado después de un largo viaje y le pidió a la religiosa que le limpiara los zapatos. Ella se quedó muy extrañada de semejante petición y se negó a hacerle el favor. No es este el camino de Jesús.

Lo importante es que el Reinado del Sagrado Corazón de Jesús y el Triunfo del Inmaculado Corazón de María se instauren en nosotros y esto se manifestará en el amor que nos tengamos. Quien le tema a amar de verdad, no puede estar en FMAC (Familia Misionera en Alianza de la Cruz). Cada uno sabemos cómo tenemos que caminar frente a Dios. Solamente cuando nos abajamos puede surgir nuestra verdadera esencia de Hijos de Dios. Jesús es quién debe de fluir con sus talentos. Y si Dios nos dotó de talentos, Él es el talento de los talentos.

.Enamorémonos de Cristo y dejemos que Él fluya. Lo que obstruye a la Gracia es el egoísmo y la soberbia, el orgullo y la vanidad . Que el Espíritu Santo nos dé sus siete sagrados dones. San Pablo que humanamente estaba muy dotado de talentos llegó a decir que para él todo era Cristo (Cfr.Flp 3, 8) y Cristo crucificado ( Cfr. 1 Co 1, 23).

 No hablemos de nosotros, sino de lo que Dios hace de nosotros. San Juan Pablo II, al final de su vida cuando estaba sufriendo mucho dijo: “no me bajaré de la cruz”. Soportemos nuestra cruz, la propia, no la Cruz de Cristo.

Hno. Francisco María de la O


OASIS DE ADORACIÓN

Los invitamos al Oasis de Adoración todos los domingos de 10:00am a 1:00pm en Buenos Aires 2901, Colonia Providencia, Guadalajara, Jalisco.




6/1/19

Enseñanza del Oasis de Adoración 06-01-19








“ Nacido Jesús en Belén de Judea, en tiempo del rey Herodes, unos magos que venían del Oriente se presentaron en Jerusalén, diciendo: «¿Dónde está el Rey de los judíos que ha nacido? Pues vimos su estrella en el Oriente y hemos venido a adorarle» (Mt 2, 1-2).
(Mt 2, 1-12)

Grandioso fue el destino de Belén que siendo un pueblito sin importancia se convirtió en el lugar destinado por la Providencia Divina para que naciera el Salvador del mundo. De manera silenciosa Dios irrumpe en nuestras vidas, pero solamente si sabemos estar vigilantes como los pastores que fueron a ver al Niño Dios, lo podremos reconocer. Que dentro de FMAC (Familia Misionera en Alianza de la Cruz), seamos testigos de ese amor que el Hijo de Dios hecho hombre vino a manifestar al mundo.

Así como Herodes, el demonio quiere alejarnos de Dios cuando buscamos acercarnos a Él
de manera auténtica, para desviarnos del camino. La solución es escuchar a Dios como lo hicieron los magos de oriente de manera que tomaron otra senda.

Hoy es urgente que aprendamos a vivir en fe, que al Padre Eterno, antes que le pidamos por nuestras necesidades, le imploremos para que nos dé una fe firme, porque ¿cómo podemos creer que será fácil para nosotros cuando nunca fue fácil para Jesús?

Jesús dice en su Palabra que nos concederá todo lo que le pidamos en la oración (Cfr. Jn 14, 13), pero también nos lo concederá con la condición de que guardemos sus mandamientos y hagamos lo que a Él le agrada (Cfr. 1Jn 3, 21-22). Estos dos versículos de la Biblia se complementan entre sí. Dios nos promete escuchar nuestras oraciones, siempre y cuando guardemos sus mandamientos y cumplamos su voluntad.

Él Señor nos dará todo, y aunque en nuestro corazón tengamos paz, tendremos que pasar por la tribulación. La verdadera paz es aquella que se encuentra en la aceptación de nuestra vida y en la búsqueda por ser cada día mejores. Muchos vienen a preguntarme sobre cuál es la voluntad de Dios, aprendamos a dar pasos de fe. Si hemos fallado dejémonos levantar por el Niño de Belén.

Volvamos a nuestra vida pero por otro camino: el que Jesús nos ha indicado: perdonando y amando, hasta el extremo, aunque estuviera en juego nuestra propia vida. Dios cumplirá sus promesas en la medida de que nos abajemos. Nuestras vidas están consagradas a Dios y Él está contento por las almas que desean cambiar. Cuando uno se rinde a Dios la Gracia actúa donde menos lo esperamos, y cuando menos lo imaginamos.

Hno. Francisco María de la O


OASIS DE ADORACIÓN

Los invitamos al Oasis de Adoración todos los domingos de 10:00am a 1:00pm en Buenos Aires 2901, Colonia Providencia, Guadalajara, Jalisco.